miércoles, 5 de noviembre de 2014

Criaturas Mitológicas con forma de Mujer (Parte III)

Banshee
Los monstruos representan el espanto por lo desconocido y abundan en todas las mitología, desde la griega, la egipcia, la hindú, la japonesa, todas tienen sus propios monstruos. Estos monstruos se pueden dividir en varios tipos: los híbridos, que se componen de partes de otros animales o seres humanos; aquellos que tienen su origen en metamorfosis, casi siempre provocadas por un castigo divino; y los que simplemente tienen cualidades corporales fuera de lo normal.
Uno de los temores más universales es el que tiene el hombre a la mujer y en consecuencia en esta serie de entradas continuaremos hablando sobre ello.

A continuación se adjuntan 10 criaturas más: 

 

Banshee

Banshee

Banshee
La Banshee es un espíritu femenino de la mitología irlandesa, por lo general visto como un presagio de la muerte y un mensajero del Otro Mundo.
La historia del frijol-sidhe comenzó como un hada lamentándose por la muerte de sus personajes queridas.
En las historias más tarde, la aparición del alma en pena podía predecir la muerte. Según la leyenda, el banshee puede aparecer en una variedad de formas. Muy a menudo aparece como una bruja fea, aterrador, pero también puede aparecer como una mujer increíblemente hermosa de cualquier edad que se adapte a ella y se ve lavar la ropa manchada de la sangre o la armadura de los que están a punto de morir. Aunque no siempre se ve, su llamada se escucha a lo lejos, por lo general de noche, cuando alguien está a punto de morir y por lo general alrededor de los bosques.

Furias

Furias
Furias
Son la personificación de la venganza y del antiguo concepto del castigo. Su misión era castigar los crímenes humanos. Nacieron del esperma y la sangre que cayeron sobre Gea cuando Crono castró a Urano.
Son deidades primitivas que no reconocen, en analogía con las Moiras, la autoridad de los dioses Olímpicos.
Eran tres: Alecto, Tisífone y Megara. Moraban en el Érebo (las tinieblas infernales) y se las representaba como demonios femeninos alados, el pelo lleno de serpientes y con un puñal en una mano y una antorcha o un látigo en la otra.
Comparadas a menudo con perras, perseguían sin descanso a sus víctimas hasta volverlas locas. Cuidan de que se prolongue el orden religioso y cívico, castigando con especial atención el asesinato y los crímenes contra la familia.
 

Futa-kuchi-onna

Futa-kuchi-onna
Futa-kuchi-onna
La Futa-kuchi-onna es una criatura de la mitología japonesa. Es una mujer que está afectada por una maldición convertida así, en Yōkai (aparición, espíritu o demonio). Futa-kuchi-onna significa “mujer de dos bocas” y de esta manera es representada, con una boca regular y otra extra en la nuca, incrustada en el cráneo, debajo del cabello. La boca en la parte posterior de la cabeza pronuncia insultos y demanda alimentos a la mujer, si ésta no es alimentada, la boca puede dar alaridos que causan un tremendo dolor en la mujer que padece la maldición.
La Futa-kuchi-onna tiene la habilidad de mover sus cabellos como si fueran tentáculos, lo cual le sirve para alimentar a su segunda boca. Usualmente esta maldición se atribuye a mujeres que no alimentan a sus hijastros dejándolos morir, mientras sí proporcionaban un buen cuidado a sus hijos naturales. El espíritu del niño abandonado, se instala en el cuerpo de la madrastra para tomar venganza y así la mujer es transformada en el yōkai Futa-kuchi-onna. Otras veces se atribuye la maldición a mujeres que no comen, entonces la boca en la parte posterior de su cabeza se alimenta por ambas bocas comiendo el doble.

Naga

Naga
Naga
Las nagas son serpientes semidivinas hindúes con cara humana. Solían encontrarse como serpientes de agua en una región acuosa de Pakistán. Son seres de gran encanto, lo que les hace muy poderosas sin necesidad de recurrir a la violencia. En la mitología fantástica encontramos más tipos de nagas, aparte de la naga acuática. Son seres de sangre fría que poseen bonitas escamas y ojos grandes y brillantes, casi luminiscentes, y que pueden medir de 3 a 6 metros.
Las nagas son extremadamente inteligentes, sabias y pacientes. Son capaces depasar horas inmóviles o moverse rápidamente cuando es necesario. Descansan en un estado semiconsciente por lo que son muy difíciles de sorprender. Habitan en climas cálidos. No suelen alejarse de sus guaridas, que son agujeros profundos o alguna ruina oscura. Preparan en su territorio trampas para los intrusos, a los que primero atacan con magia, y si se les agota, atacan con su mordedura venenosa. 

Amazonas

amazona_thumb[2]
Las amazonas son en las mitologías clásica y griega una antigua nación formada por mujeres guerreras, posiblemente con base histórica. Fueron reinas amazonas notables Pentesilea, que participó en la Guerra de Troya, y su hermana Hipólita, cuyo cinturón mágico fue objeto de uno de los doce trabajos de Hércules. Las amazonas solían representarse en el arte clásico batallando con guerreros griegos en amazonomaquias.
En la historiografía griega y romana hay diversos relatos de asaltos de amazonas en Asia Menor. Las amazonas fueron asociadas con varios pueblos históricos durante la antigüedad tardía. A principios de la Edad Moderna el término pasó a aludir a las mujeres guerreras en general.
Las amazonas copulan únicamente con extranjeros a quienes matan luego de ser fecundadas y sólo crían a las hijas, mutilando y matando a los hijos varones.

Ondinas

Ondinas
Ondinas
En la mitología germánico-escandinava, se llamaban ondinas a las ninfas acuáticas de espectacular belleza que habitaban en los lagos, ríos, estanques o fuentes. Su formación transcurre en las mismas condiciones que las de cualquier ninfa, pero normalmente son fuerzas elementales del agua las que dan vida al cuerpo femenino. Tienen su correspondencia en las Náyades de la mitología griega.
Las ondinas son criaturas muy alegres y traviesas, y se dice de su risa que es capaz de hechizar a los viajeros que se encuentran con una ondina, hasta el punto de perder la voluntad.
Se divierten jugando con los humanos que andan cerca, y muchas veces mueven las aguas provocando unas enormes corrientes, y así continúan hasta que ahogan al pescador o viajero, acontecimiento que les resulta muy divertido.
Una antigua leyenda cuenta que las ondinas no tienen alma, y que si encuentran una pareja humana con la que tener un niño encuentran también un alma, aunque a partir de ese momento el dolor y el sufrimiento son más intensos.

Selkie

Selkie
Selkie
Selkie es un vocablo de tradición celta que significa 'foca', por lo tanto, las sealkies también son conocidas como 'hadas focas'.
Según las leyendas, las sealkies habitan las costas de Escocia y pueden deshacerse de su piel de foca para transformarse en bellas mujeres: Si un humano encontrase la piel abandonada, podría esconderla y obligar al selkie a casarse con él. Sin embargo, si el selkie encontraba su piel, inmediatamente volvería a tomar forma humana y regresaría al mar de donde vino, dejando a su cónyuge e hijos en tierra llorando por siempre su pérdida.

Yama-uba

Yama-uba
Yama-uba
Yama-uba es una criatura maliciosa que parece una vieja mujer, generalmente horrible. Su pelo es blanco largo y de oro, y su kimono (generalmente rojo) es asqueroso y hecho andrajos. Se dice que a veces, su boca, cubre la anchura entera de su caray algunas pinturas le dan una segunda boca en la tapa de su cabeza. Ella puede cambiar su aspecto, y utiliza esta táctica para el éxito de capturar a sus víctimas.
 

Ojancana

Ojancana
Ojancana
En la mitología cántabra. La ojáncana también llamada "la novia del ojáncano" por las pérfidas maldades que tiene con él en común, es una gran criatura humanoide y de terribles rasgos físicos: carichata y macrocéfala, adornada con greñas de cabello oscuro, sucio y alborotado. 
Con enormes y retorcidos dientes que surgen de su sobresaliente labio inferior imitando a los de un jabalí y con una piel escamosa y agrietada.
Pero la más característica deformidad es el gran tamaño de sus pechos que caen alargados como bolsas y que puede cargarlos a la espalda, acto que suele realizar cuando caza, está enfadada o huye.
Le gusta cazar los niños que se pierden por el bosque, con los que se alimenta. Primero les roba toda la sangre, para ella el más exquisito licor, y más tarde los devora a grandes dentalladas. Cuando no dispone de sus infantiles víctimas, se tiene que conformar con comer animales, que acumula en sus antros lobregos y profundos, generalmente cuevas oscuras.
En los umbrales de estos lugares es donde algunos lugareños dejan carne o pan de mijo junto a cuencos de leche o sangre de animales confiando evitar sus continuas salidas de caza de hombres, niños y rebaños.
Se rumorea que existen ojáncanas en numerosas cuevas de Cantabria: en la Penilla de Cayón, Santurce de Toranzo y Cieza en Torrelavega.

Muladona

Muladona
Muladona
La Muladona o Donamula es un ser de la Mitología catalana. Se cuenta que era una doncella que por ser irreverente y no religiosa fue maldecida por la gente de su pueblo, siendo convertida en una mula. Desde ese día sobre todo de noche, se dice que vagaría por las montañas y se uniría a grupos de arrieros que van con sus mulas. Se cree que es a causa de su presencia, las mulas se espantaban y alborotaban hasta el punto de que podían morir al precipitarse por los barrancos.
Su aspecto sería semejante al de las demás mulas, pero era más chapucera; sus crines eran como cabellera de mujer y su cara, sin dejar de ser de animal, tenía un aire humano.
Siempre se la representaba con las cuatro patas de mula, pero a veces, las dos delanteras nacían de un tórax situado donde una mula habría de tener el cuello. Además siempre se la representa con pechos, para dejar más clara su condición de mujer.
Los arrieros daban de comer a las mulas unos panecillos con la forma de la muladona, con la creencia de que así las bestias no se espantarían cuando ella apareciera y de que harían como si no estuviera. Así y todo, durante la marcha contaban las cabezas de ganado que llevaban para evitar que la muladona se hubiese mezclado con sus animales sin que ellos se diesen cuenta y acabasen pagándolo caro.

Lea las demás partes

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada