miércoles, 5 de noviembre de 2014

Criaturas Mitológicas con forma de Mujer (Parte II)

Dríada
Los monstruos representan el espanto por lo desconocido y abundan en todas las mitología. Se pueden dividir en varios tipos: los híbridos, que se componen de partes de otros animales o seres humanos; aquellos que tienen su origen en metamorfosis, casi siempre provocadas por un castigo divino; y los que simplemente tienen cualidades corporales fuera de lo normal.
Uno de los temores más universales es el que tiene el hombre a la mujer y en consecuencia en esta serie de entradas continuaremos hablando sobre ello.
A continuación se adjuntan 10 criaturas más:

Lamia

LamiaLamia
Las lamias son seres fantásticos de género femenino que pertenecen al cuerpo de los mitos grecolatinos.
En la mitología griega, Lamia era una reina de gran belleza que habiendo causado los celos de Hera (esposa de Zeus) fue transformada en un ser monstruoso que, cuando estaba despierto tomaba forma de dragón o un gran reptil con rostro humano. En este estado, se dedicaba a la caza de niños y jóvenes
En la versión latina, las lamias eran criaturas provenientes de África. De la cintura para arriba eran mujeres hermosas, pero a su bajo, eran serpientes. Las lamias no podían hablar y se expresan mediante silbidos melodiosos. Solían atraer a los viajeros para devorarlos. Las lamias son el símbolo de los celos de la mujer sin hijos
 

Dríada

Dríada
Dríada
En la mitología griega, las Dríades son las ninfas de los robles en particular y de los árboles en general.
Surgieron de un árbol llamado «Árbol de las Hespérides». Algunas de ellas iban al Jardín de las Hespérides para proteger las manzanas de oro que en él había. Las dríades no son inmortales, pero pueden vivir mucho tiempo. Entre las más conocidas se encuentra notablemente Eurídice, la mujer de Orfeo y Dafne que fue persiguida por Apolo y los dioses la convirtierón en árbol de laurel.
La tradición tardía distingue entre Dríades y Hamadríades, considerándose las segundas asociadas específicamente a un árbol, mientras las primeras erraban libremente por los bosques.

Cecaelia

Cecaelia
Cecaelia
Es un ser mitológico que aparece, que combina la cabeza, los brazos y el torso de una mujer y, desde la parte inferior del torso hacia abajo, los tentáculos de un pulpo o calamar, al estilo de una sirena o demonio del mar. Otros términos comunes utilizados son "pulpo-sirena", "octo-sirena", "octo-humano", y variantes del mismo. Si bien el término más amplio de sirena (Latín "doncella del mar"), puede aplicarse también, cecaelia son generalmente considerados una especie no relacionada a las sirenas. Además, frecuentemente cecaelia se conocen como "brujas del mar".
 

Leannan-sidhe

 Leannan-sidhe
 Leannan-sidhe
En la tradición celta-irlandesa la Leannan-sidhe o “hermosa hada” tiene algunos puntos de contacto con el mito del vampiro. Se trata, como su nombre lo indica, de una bella hada que toma un amante de entre los vivos, se casa con él y lo atrae al mundo de los muertos para que viva allí con ella. A veces, puede cambiar de forma y presentarse como una cierva blanca.

Rokurokubi

 Rokurokubi

El Rokurokubi es un yōkai (aparición, espíritu o demonio) que se encuentra en el folclore japonés. Durante el día parecen seres humanos normales, pero por la noche que adquieren la habilidad de estirar su cuello para grandes longitudes como una serpiente. También puede cambiar su rostro al de un espantoso oni (ogro japonés), para asustar mas a los mortales.
En su forma humana durante el día, los rokurokubi suelen vivir desapercibidos y pueden tener incluso cónyuges mortales. Muchos rokurokubi están tan acostumbrados a llevar una vida normal que hacen lo imposible para guardar su condición sobrenatural en secreto. Pero son embaucadores por naturaleza, y tienen la necesidad de asustar y espiar a los seres humanos que les es difícil de resistir. Algunos rokurokubi solo se muestran a los humanos cuando están borrachos, drogados o ciegos para poder satisfacer esta tentación sin que sepan quienes son. Otros no se preocupan de guardar el secreto y asustan a cualquiera sin que les importe que los reconozcan. Se dice que uno puede ser un rokurokubi sin conocer su propia naturaleza, creyendo ser seres humanos realmente, y solo se transforman en las noches mientras duermen de manera inconsciente, recordando que en sus sueños veían la habitación o de otros lugares en un ángulo extraño.
Alguna vez los rokurokubi fueron seres humanos normales, generalmente mujeres, pero fueron transformados por el karma para romper diversos preceptos del budismo. A menudo, estos rokurokubi son verdaderamente siniestros, ya que se comen a la gente o beben su sangre en lugar de limitarse a asustarlas.

Doxy

Doxy
Doxy

La doxy es a menudo confundida con una hada, pese a que se trata de dos especies bien distintas. Como el hada, posee una diminuta figura humana, si bien la de la doxy está cubierta por un tupido pelaje negro, y tiene otro par más de piernas y brazos. Sus alas son gruesas, convexas y brillantes, muy parecidas a las de una escarabajo. Las doxis se encuentran por todo el norte de Europa y de América, pues muestran predilección por los climas fríos. Cuando llega la época de la puesta, cavan un hoyo y depositan hasta quinientos huevos; luego, los entierran. Los huevos eclosionan a las dos o tres semanas. Las dosis tiene cuatro filas de dientes afilados y venenosos. En caso de mordedura es necesario tomar un antídoto.

Empusa

 Empusa
 Empusa

Las Empusas porvienen de la antigua Grecia. Se suponen hijas de Hécate, y formaban su comitiva.
Estas mujeres, de cabellera en llamas, tenían una sola pierna cuyo aspecto era la de un burro, mientras que la otra era al parecer de bronce. Tenían el don de la transformación, que empleaba por lo general, para transformarse en bellas mujeres, que seducían a hombres que andaban solitarios por los caminos, para poder atacarles y chuparles la sangre y comerse también algunas partes tiernas.
Se la considera protectora de caminos y paraje solitarios, atacando a los que pasaban por ellos sino le habían dado antes un tributo. Se la relaciona con las lamias y la mormolícea. La forma de evitar su ataque, parece ser que es insultándola.
En un sentido más amplio, se las consideran vampiros. En la zona de próximo Oriente, se las toma como hijas de Lilith, la primera mujer de Adan y esposa de Satanás.

Dziwożona

Dziwożona
Dziwożona
Dziwozoana o Mamuna pantano son demonios femeninos de la mitología eslava conocida por ser dañino y peligroso. La mayoría de las mujeres en riesgo de convertirse en uno de estos demonios después de la muerte fueron parteras, solteronas, las madres solteras, las mujeres embarazadas que mueren antes del parto, así como los niños abandonados. A veces llevan a hombres jóvenes a ser sus maridos. El Dziwozona tenía pechos enormes que usaban para atacar y asesinar.

Fiura

FiuraFiura
Entidad femenina de la mitología del sur de Chile, esposa del trauco, que vive en las cercanías de los pantanos o en los bosques y que se caracteriza por su extrema maldad y fealdad. Con su aliento fétido que, según se dice, puede percibirse a gran distancia y con su mirada es capaz de torcer de por vida los miembros de animales y personas, deformar sus facciones o hacer caer la totalidad de los cabellos. Tiene por costumbre bañarse en cascadas de aguas cristalinas y emitir bellos y melodiosos sonidos, con el objetivo de atraer a sus víctimas. Algunas versiones también indican que con su aliento y su mirada se apodera de la voluntad de los humanos para disfrutar sexualmente de ellos, quienes quedan tullidos, pero plenamente satisfechos.

Guaxa

Guaxa
Guaxa
Personaje del folclore asturiano, se trata de una mujer vieja, arrugada por demás, con un único diente en su boca y, como consecuencia de todo ello, de aspecto comprensiblemente repulsivo. Se encuentra emparentada con los vampiros, ya que se dice que se las arregla para penetrar en las casas, aun a través de la más mínima hendija, para chupar la sangre de sus habitantes (especialmente de los niños), repitiendo sus visitas hasta que la víctima muere.

Lea las demás partes

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada