jueves, 9 de diciembre de 2010

Boeing X-37, el secreto militar Espacial



El Boeing X-37 es un avión espacial no tripulado diseñado para probar futuras tecnologías de vuelo espacial durante su estancia en órbita y reingreso a la atmósfera. Es una aeronave espacial no tripulada reutilizable escalada un 120% del X-40A.
Este proyecto se inició en 1999 por parte de la NASA, para ser posteriormente transferido al Departamento de Defensa de los Estados Unidos en 2004. El X-37 realizó su primer vuelo con una caída libre el 7 de abril de 2006 en la Base de la Fuerza Aérea Edwards. La nave fue lanzada el 21 de abril de 2010 en una misión de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y retorno a tierra el 3 de Diciembre del mismo año
Boeing X-37
Como un mini-avión espacial, esta nave de Boeing Phantom Works ha estado en desarrollo durante años. Varios organismos han participado en el esfuerzo, la NASA, así como la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA) y diversos departamentos de la Fuerza Aérea de los EE.UU.
Sin embargo tras el accidente del Columbia en 2003 la NASA abandonó casi por completo la participación en este proyecto en pro del Programa Constelación (ARES I y ARES V) ahora, una vez remodelado y a cargo de la USAF y DARPA el nuevo X-37 será realizado mediante un cohete Atlas V el próximo mes de Enero

En estos últimos meses el contacto entre DARPA, Boeing, el Pentágono, y la propia NASA ha sido bastante intenso. ¿Hay dinero para el proyecto? ¿Vendemos la tecnología? El gobierno de los Estados Unidos se niega a declarar nada al respecto. El silencio en torno a este proyecto y quien está tras el es total. El mismo silencio que obtuvimos el mes pasado con el lanzamiento del Atlas V en una misión denominada “PAN” con un satélite de comunicaciones especiales y de alto secreto. Su misión y el propietario sigue siendo un misterio, que tal vez conozcamos a la par que esta nueva aeronave. Ya que, a pesar de que la NASA esté desvinculada del proyecto ha invertido mucho en él e indirectamente será beneficiada de esta nueva tecnología (sistemas de protección térmica, la orientación, navegación y control, y materiales para la re-entrada autónoma y el aterrizaje)

El vuelo X-37B OTV-1 (Orbital Test Vehicle 1) será la realidad de un proyecto de más de 11 años. Una nave con una longitud de 8′38 metros, 4′57 metros de envergadura y 5.450 kgs de peso. Servirá como plataforma de ensayo espacial. Está previsto que despegue en el mes de Enero abordo de un cohete Atlas V desde Cabo Cañaveral (Florida) para aterrizar después en la base aérea Vandenberg, haciendo uso de la pista de 4.5km de longitud y 60m de ancho. Evitarán hacerlo aterrizar en Edwards debido a la sobrevelocidad que se prevee tener una vez regrese de órbita.
Actualmente un segundo X-37B está siendo fabricado para una misión de prueba programada para 2011.

El proyecto ha despertado preocupaciones y temores en China, sobre la capacidad de el X-37B, no olvidemos que se trata de un vehículo desarrollado por un departamento militar. China advierte que podríamos hallarnos delante de una nueva carrera armamentística, esta vez, espacial.
Pentagon Channel Report

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada