lunes, 10 de enero de 2011

iCub, El robot arquero


¿Que dirían los grandes conquistadores de la era antigua si supieran que la ciencia y la tecnología pueden remplazar a sus valerosos hombres? ¿Qué dirían si supieran que en el futuro un robot humanoide es capaz de aprender a usar arcos y flechas el solo? ¿Suena divertido y curioso verdad?
Los investigadores en el Instituto Italiano de Tecnología han desarrollado un androide programado con la capacidad de ejecutar tiros perfectos con un arco. Después de recibir instrucciones básicas sobre cómo manejar el arco y lanzar la flecha, se le enseño al robot a apuntar y disparar sin errores.


Según el sitio Techabob, el doctor Petar Kormushev y sus colegas en el Departamento de Avanzada Robótica es responsable de otros proyectos más inofensivos, como un robot que puede voltear panqueques.
Pero el nuevo robot no es tan sutil: los investigadores usaron un robot llamado iCub, un bebé humanoide que tiene el mismo tamaño que un niño de 3 años de edad. Hasta el momento, ninguna amenaza.
Los niños de esta edad aprenden las cosas rápidamente. Los robots como los niños en esta edad, al parecer, aprender incluso más rápido. De la información básica sobre cómo hacer intervenir al arma medieval, el iCub se convirtió en un experto arquero, utilizando técnicas de inteligencia artificial para aprender por sí mismos la forma de calcular la fuerza balística y de golpear el bote con 100 % de precisión.

Un video que muestra la iCub Archer
De acuerdo con el sitio del proyecto, el código fuente de su software es libre, se ha publicado y está disponible en formato PDF. Este algoritmo de aprendizaje, llamado Archer (aumentada regresión recompensa Encadenado) trabaja con un sistema que trata de ofrecer una éxitos recompensa, y se ha optimizado específicamente para hacer frente a problemas en el entrenamiento de tiro con arco. El primer premio le diste en el centro.
¿Cómo el robot controla las articulaciones de los brazos y las manos para lograr ese 100% de precisión?. Utiliza una base en los parámetros de error entre la fuerza y dirección de los disparos anteriores, almacenados en la memoria, coordina los movimientos de ambas manos en la búsqueda de la perfección a base de unos previos intentos iterativos que va mejorando gracias a un procesamiento de imágenes para saber dónde la flecha disparada golpea, incluyendo el análisis de los colores de la meta.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada